Open hours : De lunes a viernes de 9h a 20h
  Contacto : 93 409 02 43 (BCN) / 96 321 11 31 (VLC) / 871 027 034 (Ibiza)

Ginecomastia

Los hombres, como las mujeres, tienen glándulas mamarias, sólo que menos desarrolladas. En los casos en que estas crecen o adquieren un volumen excesivo en un hombre, se produce lo que se conoce como Ginecomastia (que puede darse en una sola mama o en las dos).

Generalmente, la Ginecomastia se produce por una alteración hormonal, desarrollándose fundamentalmente debido a dos motivos: uno, la disminución en la producción de andrógenos (testosterona) y una elevación en la producción de estrógenos, y dos, un aumento de la transformación de los precursores de los andrógenos en los estrógenos.

Es importante tener en cuenta que la Ginecomastia puede llegar a causar problemas psicológicos a los hombres que la sufren (un 60% de la población) al sentir afectada su masculinidad.

Pero gracias a que los tiempos evolucionan, y con ellos la medicina y el pensamiento, cada vez a menos hombres les da vergüenza someterse a una intervención con el fin de conseguir el aspecto físico deseado.

Realmente, la Ginecomastia es una formación de masa firme o elástica situada alrededor y por detrás de la areola y está compuesta básicamente de tejido adiposo, fibroso y de la propia glándula. Cuando el aumento se debe sólo al depósito de grasa subcutánea, se llama pseudoginecomastia.

Hay distintos grados de Ginecomastia según las características:

Ginecomastia de grado I: se aprecia un leve aumento del tejido del seno sin piel extra.
Ginecomastia de grado II: moderado agrandamiento del seno con o sin piel extra.
Ginecomastia de grado III: agrandamiento excepcional del seno con piel extra.

Las causas más frecuentes de la Ginecomastia suelen ser los problemas hormonales (ya comentados), el sobrepeso, y el consumo de estrógenos, aunque también lo son:

1. La obesidad.
2. Los factores genéticos.
3. Las variaciones hormonales durante las diferentes etapas de la vida en las que se producen los grandes cambios: pubertad, adolescencia y vejez.
4. El aumento en el consumo de estrógenos, que son hormonas femeninas con las que se alimenta el ganado vacuno por ejemplo para aumentar su peso y que son ingeridas por el hombre al comer carne.
5. El consumo excesivo de ciertos medicamentos como los antiácidos, antidepresivos y anfetaminas, medicamentos para quimioterapia, etc.
6. El consumo de productos hormonales y/o esteroides anabólicos.
7. El consumo excesivo de alcohol.
8. El consumo de drogas, especialmente de marihuana.

Y a estas causas habría que añardirle la insuficiencia renal crónica, los trastornos tiroideos (hipo/hipertiroidismo), las enfermedades hepáticas, los tumores adrenales y las enfermedades pulmonares.

La Ginecomastia es, por lo general, benigna y en la mayoría de los casos se resuelve en poco tiempo y sin ayuda médica. Sin embargo, en algunas ocasiones puede dar lugar a algunos cánceres de tipo adenocarcinoma o carcinoma intraductal, entre otros.

En el diagnóstico de la Ginecomastia, hay que realizar distintas pruebas para poder llevar a cabo una intervención que hasta ahora se hacía quirúrgicamente. Pero como comentábamos al principio, la medicina ha evolucionado, y la Hidrolipoclasia ultrasónica asistida se ha puesto al servicio de todos aquellos hombres con Ginecomastia.

Con la Hidrolipoclasia Ultrasónica Asistida, se puede aspirar el tejido adiposo que hay alrededor y por detrás de la areola sin cirugía, simplemente con este tratamiento médico. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos sobre los detalles del tratamiento.